miércoles, 23 de julio de 2008

El Principito (Fragmento)

.


Buenos días -dijo el principito- Buenos días -contestó el guardaagujas-¿Que haces aquí? -preguntó el principito -Escojo los viajeros por paquetes de mil -informó el guardaagujas-. Expido los trenes que se los llevan, tan pronto a la derecha como a la izquierda. Y un expreso, iluminado, rugiendo como el trueno, hizo temblar la cabina de entrada en agujas -Llevan mucha prisa -dijo el principito-. ¿Qué buscan? -El hombre mismo de la locomotora lo ignora -repuso el guardaagujas. Y un segundo expreso rugió, iluminando en sentido inverso. -¿Regresan ya? -comentó el principito -No son los mismos. Es un intercambio. -¿No estaban contentos donde estaban? -Uno no está nunca contento donde está -sentenció el guardaagujas...




Y rugió el trueno de un tercer expreso iluminado. -¿Es que persiguen a los primeros viajeros? -preguntó el principito. -No persiguen nada en absoluto -explicó el guardaagujas-. Duermen allí adentro, o bien bostezan. Tan sólo los niños aplastan su nariz contra las ventanillas. -Tan sólo los niños saben lo que buscan -suspiro el principito-. Pierden su tiempo por una muñeca de trapo, y llega a ser tan importante que si se las quitan, lloran...-Suerte que tienen -opinó el guardaagujas (...)


No sé si quiero volver a ser un chico, tampoco tuve el genuino deseo de querer volver a la secundaria, donde las cosas eran más fáciles y las responsabilidades casi nulas. Pero sí sé, que el niño que llevo adentro nunca calla (gracias cultura profética), que el niño está todavía ahí y que no tengo intenciones de que se vaya NUNCA.

4 comentarios:

Nokuaru dijo...

Y cito:
"Pero decidme, hermanos míos, ¿qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacerlo? ¿Por qué el león rapaz tiene que convertirse todavía en niño?
Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí.
Sí, hermanos míos, para el juego del crear se precisa un santo decir si: el espíritu quiere ahora su voluntad, el retirado del mundo conquista ahora su mundo"

Siempre odie la gente que cita a Nitzche todo el tiempo, pero aca venía como anillo al dedo =P

Y si hay algo de lo que me averguenzo es no haber leído "El Principito" No solo lo tengo, si no que hasta tengo un CD que lo relata. Y me lo regalaron hace relativamente poco justamente por que no lo había leído. Pero con esas cosas tengo algo especial. Hay un momento especial para esas cosas, y el mío todavía no llegó....
No se, algún dia lo leeré

Abrazo Fer!

Nokuaru dijo...

Por Kami, que bruto, me trague la E y no me gustó..... NIETZCHE

Nando dijo...

a mi me pasó algo similar con el principito.
la primera vez que quise abordarlo tenía bastantes menos años y me aburrió, después de dos hojas lo abandoné y lo rechacé prejuiciosamente.
Lo leí por primera vez hace un año, conducido por "mi momento" y tuvo mucho significado.
la cuestión de esto, es que para que cosa hay un momento y lugar.
destino? causalidad?

Espiral dijo...

Es uno de esos libros que nunca te cansas de leer, y que lo harías una y otra vez (al menos es lo que a mi me ocurre)

Está claro que leerlo siendo un niño no te transmite tanto como leerlo cuando ya eres capaz de distinguir las cosas mágicas y con esencia de las que simplemente hay que dejar pasar, sin prestar atención...

Saludos

El Observador