lunes, 18 de mayo de 2009

Tanto soñé contigo



Tanto soñé contigo que pierdes tu realidad.
Todavía hay tiempo para alcanzar ese cuerpo vivo y besar 
sobre esa boca el nacimiento de la voz que quiero?
Tanto soñé contigo que mis brazos habituados a cruzarse sobre
mi pecho cuando abrazan tu sombra, quizá ya no podrían 
adaptarse al contorno de tu cuerpo.
Y frente a la existencia real de aquello que me obsesiona y
me gobierna desde hace días y años, seguramente me
transformaré en sombra.
Oh balances sentimentales.
Tanto soñé contigo que seguramente ya no podré despertar.
Duermo de pie, con mi cuerpo que se ofrece a todas las
apariencias de la vida y del amor y tú, la única que cuenta
ahora para mí, más difícil me resultará tocar tu frente
y tus labios que los primeros labios y la primera frente
que encuentre.
Tanto soñé contigo, tanto caminé, hablé, me tendí al lado de
tu fantasma que ya no me resta sino ser fantasma entre 
los fantasmas, y cien veces más sombra que la sombra que
siempre pasea alegremente por el cuadrante solar de tu vida.

Robert Desnos
                                               A la mystérieuse (Corps et Biens)

4 comentarios:

Nokuaru dijo...

Super.... Es como el horóscopo, el otro día hablamos de eso.... Que fácil es sentirse identificado con algo cuando abarca tanto.

Abrazo

vocecitairritante dijo...

Hermoso, y traumático. Es curioso, pero me cuesta mucho leer cosas tristes.

Nando dijo...

no sé si clasificar esta poesía como triste...
habla sobre contruir un ideal; ideal que luego no se ajusta a la realidad. algo que hacemos seguido en todas las relaciones humanas.

Nokuaru dijo...

Dejá de chamuyar Fer.

Nah, posta.

Lo entendí porque pasé por eso, hace como una semana..... Y creo que vos estás en la misma y por eso te surgió ponerlo.
No puedo evitar idealizar a las personas..... Más que a las personas, es exclusivamente a esas con las que podría llegar a entablar una relación..... Las convierto en semi-dioses y actúo en consecuencia. Hasta que me doy cuenta que fuí un imbécil y están peor que yo; mortales condenados. Lo curioso es que cuando me doy cuenta de eso, me atraen más; descubro la verdadera persona destrás de esa cáscara que les cree alrededor, quizás por miedo.... no; probablemente por miedo.... Bueno, ya, me fuí al carajo.
Esto es para charla con Fernet.
Como la del tiempo.
Como la de la mafia china.

Me fuí

Abrazo loco

El Observador